jueves, 9 de septiembre de 2010

Soledad acompañada


Me asomo por la ventana a observar, quedandome ahí. Alguien se acerca y me pregunta "¿Estás bien?", asombrada por la pregunta contesto "Sí, ¿por qué no habría de estarlo?"... "Es que estás tan sola".
PAF! vino a mi mente diversos pensamientos:
¿Por qué asociamos la soledad a la depresión? y ¿la bulla en masa a la diversión?. Me sucede completamente al revés; Muchas veces cuando estoy en comunidad, por más que esté acompañada me siento sola, siento un vacío inmenso de incomprensión; En cambio, cuando me encuentro observando cada pequeño detalle sin distracciones a mi alrededor, me lleno, me lleno de una energía pura y natural, una energía que te puede llevar a juzgarte y sentirte mal (no lo niego), pero que limpia, aporta paciencia y al final te trae paz y felicidad (por mencionar algunas cosas).
Eso nos falta, observar, conversar con uno mismo y así limpiarse. Luego todo seria mas verdadero a la hora de socializar.

4 comentarios:

  1. :OOOOO lo ame, por eso amo caminar, porqué me siento más llena que nunca más feliz y todo es mil veces mejor.! secaaaaa

    ResponderEliminar